Todo empezó cuando el joven José Bernardo Ordóñez López, nacido en Bogotá el miércoles 28 de febrero de 1968, se aficionó a escuchar por radio todos los días al mediodía cuando, al entonces número uno de los profesionales del chiste.

Se trataba de Montecristo quien, desde Medellín vía RCN, tenía un sintonizado programa de una hora para contar chistes y solo chistes. José Ordóñez lo escuchaba con un radio de pilas mientras vendía rodajas de piñas frescas en las afueras del estadio de fútbol Alfonso López de Bucaramanga.

Al recordar estos avatares de su vida, Ordóñez, reconocido en Colombia y en el exterior por su programa Ordóñese de la risa. Dice que los dos grandes amores de su vida son su esposa Yasmith y el Atlético Bucaramanga. Gracias al Atlético tuvo una infancia bonita, y ahora ya adulto, gracias a Yasmith goza de un bello hogar que no tambalea a pesar de lo mucho que debe viajar por su profesión de comediante muy solicitado en distintos escenarios.

Yasmith, dice José, “es una esposa maravillosa que se enamoró de mis sueños”.

Agrega que tuvo, según él, el infortunio de no haber nacido en su hermosa y amada Bucaramanga. “Nací en Bogotá, pero la Notaría donde hicieron mi registro de nacimiento se incendió y como mis padres resolvieron trasladarse a Bucaramanga, me registraron en mi Ciudad Bonita”.

Llegaron a Bucaramanga a vivir en una modesta casa en el barrio San Pedro debajo del Viaducto García Cadena, cerca al barrio San Martín. Ahora, como él viaja mucho por Colombia y sobre todo por el exterior, ella desarrolla en casa una eficiente labor en diferentes asuntos para suplir las ausencias temporales de su esposo.

Los tres ejes vivenciales del Encuentro de parejas son:

La oración, la palabra de Dios y la congregación.

Nace el humorista

Por primera vez en 1987 se presentó en el programa de Caracol TV Sábados Felices. Su padre escribía y organizaba el libreto y José lo desarrollaba e interpretaba. En 1988 ganó el Campeonato Nacional de Cuentachistes del famoso programa y recibió como premio un automóvil que para esa época costaba $2.417.000.oo. Lo vendió y compró un taxi que pocos meses después le robaron.

Estudió la primaria en Bucaramanga, en el Centro Educativo Bellavista, donde, según él, se convirtió en el dolor de cabeza de profesores y compañeros a quienes imitaba. Así, poco a poco fue desarrollando su talento escénico.

En la parte posterior de sus cuadernos siempre anotaba chistes nuevos y buenos a los que agregaba un acento profesional indispensable para llevarlos a un escenario o transmitirlos por radio.

Pastor y orador cristiano

Se radicó en Bogotá con su padre, donde poco a poco fue desarrollando el éxito y popularidad de las que todavía hoy disfruta. En la fría capital también encontró a Dios. Fue en la iglesia cristiana integral Casa Sobre la Roca donde el fundador y presidente, pastor Darío Silva-Silva, le abrió fraternalmente las puertas del templo.

Hoy José ostenta el título y distinción de pastor y varios domingos al año es predicador en los cuatro cultos de la iglesia. Siempre… siempre, el templo se llena de congregantes que gustan escucharlo y lo aplauden con vigor, que ríen con sus chistes y lloran con sus reflexiones.

Revista H&C. (Lunes, 31 Julio 2017 21:46). Lugar de publicación: Revista H&C.
Recuperado de www.revistahyc.com